jueves, 14 de octubre de 2010

La góndola como biblioteca

Este año, el Museo lanzó el ciclo de talleres educativos “200 Años / 4 Objetos”. Una botella de aguardiente “de indios”, una lata de té importada del Imperio Británico, una lata de aceite lubricante YPF y una botella de aceite de plástico marca Cocinero son los cuatro objetos elegidos para realizar una experiencia que pretende incorporar los objetos al trabajo con la historia.

¿Qué diferencias hay entre aprender a partir de un texto y a partir de un objeto de la vida cotidiana? ¿La historia es meramente un discurso, o más bien se trata de una experiencia que se vive con todo el cuerpo, incluyendo, por supuesto, la cabeza?

El ejercicio consiste en mirar, tocar, leer e incluso oler un objeto aparentemente insignificante, a veces incluso hallable en el bajo-mesada de la cocina, y a partir de ahí reponer algunos conceptos básicos de una etapa de la historia nacional. Se trata de hacer una “autopsia” (según comentó Bruno, alumno del Mosconi) para encontrar, por ejemplo, ese concepto tan abstracto de “división internacional del trabajo” en una lata de té de Ceylán, o de comprender que la leyenda “Secretaría de Energía” inscripta en una lata de aceite nos habla de un tipo de Estado basado en el control de los recursos naturales como signo de soberanía.

La articulación entre el objeto y el momento al cual remite se lleva a cabo sobre una mesa-pizarrón (porque el estómago es un elemento indispensable para aprender), que se llena de comentarios y reflexiones surgidas del taller. Por ejemplo, así quedó el pizarrón luego del taller del cual participaron los chicos de 3° HUSOC del Colegio Mosconi, acompañados por la docente Natalia Schnaider:

2 comentarios:

Agustina dijo...

Interesante la charla. Hoy volvimos y hicimos el taller de el té Ceylan, también muy entretenida. Prontito volvemooooooooos !

MP dijo...

¡Los esperamos!