jueves, 9 de diciembre de 2010

El patio de noche


El sábado, vecinos de White y Bahía Blanca se reunieron en el patio del Museo para compartir una noche llena de música, como parte de la Noche de los Museos. Las cocineras y los docentes que durante todo el año participaron de recorridos, talleres y la mesa de los fines de semana fueron invitados especialmente para agradecerles por el trabajo compartido. El reconocimiento consistió en un diploma para las cocineras, grupos de cocina y colectividades y una especial manzana verde para docentes y trabajadores que participaron de los talleres.

Chiche Ursino, acordeonista de la noche portuaria, empezó la música y, con sus pasodobles, animó a la multitud a mover un poco los pies. Lo siguieron los .edoÑa, con trajes de redes manufacturados para la ocasión. Cerraron su presentación con una canción llamada “Langostinos” que combinaba una sirena de alarma con la frase: Llevame a la paz, ya no pesco más.

La noche era todavía joven cuando el teclado de Rubén Castro fue digitando melodías como “Bombón Asesino” o “Resistiré”. Finalmente, Stella Genovali de la Asociación de Amigos del Museo y presentadora para la ocasión, invitó a tocar rock a La Masturbanda. Con el “sucio rock and roll”, sus fans agitaron banderas y tiraron papelitos al aire, haciendo concreta la relación que une el rock y el fútbol con el barrio Vialidad Nacional. A la madrugada, nadie quiso irse sin llevarse un gajito del Paseo de los Bidones a su casa.

No hay comentarios: