miércoles, 5 de enero de 2011

Granos, corporaciones y Estado

Mientras diversos productores agropecuarios bloqueaban las rutas en protesta por la resolución 125/08, un cartel colocado junto a la vía que circunda la zona de Cangrejales daba cuenta de la futura radicación del complejo agroindustrial de "Louis Dreyfus Commodities" en el puerto de Bahía Blanca.

Esta disputa entre el Estado y las corporaciones agropecuarias por la renta extraordinaria (generada por la suba abrupta del precio de los alimentos) dejó de lado un hecho fundamental: la parte más jugosa de la misma queda en manos de un puñado de exportadores.

La construcción de un puerto y una planta de biocombustible no es la primera inversión de Dreyfus en el puerto local. La guía comercial "Auber" da cuenta de que la empresa tenía galpones en Ingeniero White en 1918, cuando la expresión granero del mundo también significaba, en los hechos, que la diferencia entre el precio del trigo ofrecido al productor y el precio de venta al exterior quedaba en manos de apenas cuatro firmas internacionales: Bunge & Born, Weil Brothers, Huni & Wormser y, por supuesto, Dreyfus.

A mediados de la década de 1940, el Estado, a través del Instituto Argentino de Promoción del Intercambio (IAPI), buscó participar de ese beneficio intercambiando granos por tractores, motores y maquinaria industrial.

No hay comentarios: