martes, 11 de enero de 2011

Verano en la mesada

Charlan dos docentes de cocina del Centro de Formación Profesional 401 sobre cómo trabajar con harina. Nora De Lucia cuenta que los viejos panaderos, en verano, agregaban sal para detener el levado, evitando que el pan se ponga ácido.

Entonces, Marga Marzocca se acuerda: ¡Qué cosa increíble! Mamá, que amasaba todo, siempre tomaba la masa de levadura con agua y sal. Y algo común era que, al terminar de hacer la masa, le hacía la cruz arriba y la tapaba.
Y, sería un signo que le habría enseñado su abuela o su mamá... para que no fallara.

No hay comentarios: