miércoles, 20 de julio de 2011

La dinámica de una tarta de manzanas

El domingo pasado, la mesa central de la Cocina estuvo a cargo de Nancy Clementis (Villa Regina, 1965). Nancy preparó una gran variedad de tartas frutales: Es lo que traigo siempre, comentó, y junto a ellas ubicó dos vasijas de barro que había hecho su mamá. Hace varios años que viene al museo. ¿Será posible reconocer una dinámica en la regularidad de una práctica?

Como otras cocineras que participaron del ciclo 2011, trajo un repasador. Lo bordó en la escuela como regalo para el Día de la Madre. Este repasador es único, sin duda, pero Nancy usa muchos repasadores simultáneamente. Este hábito lo adquirió en Bahía: Cuando voy a Makro me llevo varios, indica, y en la adquisición de nuevos hábitos es posible reconocer los cambios en los modelos de consumo, ligados a la generalización de los super e hipermercados durante la década de 1990.



La música estuvo a cargo del grupo “Babel”, integrado por su compañero Edgar (a quien conoció en Bahía), Fabián “el Petro” Petrosino, Juan, Nicolás y Guillermo, quienes hicieron un repertorio variado que incluyó música popular gallega, celta y algo de rock nacional. Antes de empezar a tocar, Nicolás se metió en la cocina preguntando si podía usar la hornalla para tensar el parche del yambé (un instrumento de percusión de origen africano), y en esa acción se cruzaron dos ámbitos en apariencia tan disímiles como la cocina y la música.



Un domingo en la cocina supone la articulación de diferentes prácticas y grupos de trabajo: los que cocinaron y venden, los que hacen música, los que escuchan y los que se animan al baile, los que preparan el chocolate y los que lo atienden las mesas. Un domingo en la cocina nunca es igual a otro. En definitiva, es la dinámica del hacer, del seguir haciendo.

No hay comentarios: