lunes, 15 de agosto de 2011

Para hacer un patio, alcanza con una botella (y viene bien una taza de chocolate caliente)

Esta vez la propuesta fue más compleja y la tarde quedó corta. Los chicos que participaron fueron más de treinta, y grandes: un par. La jornada comenzó con el armado, según las instrucciones de Katty claro, de macetas a partir de botellas de plástico, tijeras y papeles de colores: Nada comprado. En esta práctica está la idea de usar los objetos de otra forma, según otras necesidades. Por eso se puede leer ahí, en esa “maceta”, la historia y el presente.

Un segundo momento fue ir al patio a elegir los gajitos para plantar en las macetas recién hechas. Esa sí se planta de gajito, ¿ven? Ésta en cambio no; habría que sacarla de raíz. Fíjense: ésta planta es para afuera, pero no le tiene que dar el sol directo porque se achicharra. Ésta, ¿ven que tiene las hojas gorditas? necesita poco agua... En fin, el saber irreemplazable que proviene de la experiencia y se trasmite en la experiencia misma.


Después de hacer los gajitos en las macetas, había que recuperar la energía gastada en tanto trabajo, y entonces las Amigas de Museo prepararon y sirvieron chocolate caliente y torta, también como un mimo por el Día del Niño.

Finalmente, se les propuso a los chicos dibujar alguna situación que habían vivido en la jornada. Ah! Sí, seño, ¿como una foto? Yo voy a dibujar los calabozos, porque yo los vi... sentenció Ivana.


No hay comentarios: