miércoles, 31 de agosto de 2011

Garra

En el marco del proyecto “La Salud Cuenta”, en el que participa el Museo junto al Barrioscopio de Harding Green, el sábado último se realizó una entrevista colectiva a trabajadores de unidades sanitarias, con chocolate y torta en la Cocina del Museo.
El objetivo del trabajo es indagar la historia y el presente de la atención primaria de la salud en Bahía Blanca desde la perspectiva de los propios trabajadores para contarla y hacerla circular.

Una de las primeras cuestiones que se abordaron fue la particularidad del trabajo de la enfermera. Ante la pregunta sobre su herramienta fundamental se hizo referencia a lo complejo de la tarea en la que se articulan saberes y aptitudes diversas que van mucho más allá del uso de un tensiómetro y que requieren una sensibilidad muy particular.


(Mirada- Saliva- Vocación- Carácter- Comunicación- Oreja- Mirar la cara-Ser creíble- La sonrisa como puerta de entrada a todo- Humildad- Saber escuchar)

Se habló también sobre las características específicas de la tarea en Unidades Sanitarias, de sacarse los tacos para ir al barro, caminar el barrio ver como viven los vecinos, porque tenés que saberlo para poder trabajar con ellos, cuenta Irene. Del vínculo estrecho que se establece con la comunidad Y si, a la enfermera le cuentan todo, necesitan que los escuches, por ahí hablando se les pasa, comenta Mabel. Las transformaciones en los últimos tiempos, la intervención del Estado a través del los planes sociales y su repercusión en la comunidad, sí, se nota un cambio en las políticas públicas dirigidas a áreas antes desprotegidas, pero claro, todavía falta… comparte Graciela.



Y un final de charla muy propiciatorio lo sugirió Claudia:
A mí me impacta mucho que vienen las mujeres pintadas y con aros, y cuando voy a su domicilio me encuentro con una miseria, en un entorno… y digo: Se arreglan para ir a la Sala, caminan veinte cuadras por calle de tierra. ‘¡Qué pila le ponen a la vida! ¡Qué garra! Empezar a problematizar eso te lleva a sensibilizar la mirada.

miércoles, 24 de agosto de 2011

Usted está aquí

Este domingo, cuando terminaba la tarde, volvió a la Cocina el vecino bahiense Abel Ionni. Hace un tiempo nos trajo una copia de un plano de Bahía Blanca, realizado a principios de siglo por el cartógrafo italiano Settimio Facchinetti, que desempeñaba su tarea en la oficina técnica del puerto.

Ya en las nomenclaturas se puede leer la perspectiva del capital inglés. La semi - colonización económica de un país se generaba no solo con un tramado ferroviario dispuesto para la extracción de materias primas. También se inscribía sobre un sistema cultural que incluía una perspectiva sobre el espacio y sus nominaciones: Ingeniero White era "Nueva Liverpool".

martes, 23 de agosto de 2011

Límites

El incidente ocurrió en un sector que no está relacionado con procesos productivos ni de control, por una explosión cuyas causas deberán establecer las pericias. Este suceso no afectó el funcionamiento de la planta y no provocó riesgo alguno para el resto de los empleados, los vecinos y la comunidad.

(Fragmento del comunicado de la empresa Petrobrás después del accidente en el que murió el trabajador Antonio Valente y fue herido su compañero Miguel Ángel Graziano, 11 de agosto de 2011)

Los operarios llaman matera al espacio de descanso en la planta. ¿Cuál es el límite entre las válvulas de una refinería y el cuerpo de un operario? Reunirse a comer para reponer energías y después seguir trabajando, ¿no forma parte del proceso productivo?

jueves, 18 de agosto de 2011

Cómo leer el punto cruz

En muchos cajones de cocinas de White quedan repasadores como estos: hechos a mano, con restos de telas. Pero la práctica de bordar, pintar y hacer repasadores ya está en desuso. Indagar cuándo y porqué se abandonó esa costumbre permite leer un nivel más general en lo particular: los cambios en las prácticas cotidianas de una cocinera y su relación con los cambios en la industria textil.

Según Juana Dodero (Ing. White, 1932), integrante de la Asociación de Amigos del Museo, el acto de bordar repasadores, que se aprendía en la escuela con la materia “Labores”, dejó de ser habitual cuando las mujeres empezaron a trabajar. Para Flora Rossi (Río Negro, 1973), docente de cocina que creció en Villa Regina, cortar y hacer repasadores con retazos de telas fue reemplazado por comprar repasadores hechos de manera industrial. Y según Mónica Villagrán (Río Negro, 1974), cocinera del barrio Noroeste, los labores textiles se dejaron de hacer en casa en el mismo momento en el que se empezó a usar el pañal descartable, a principios de la década del 80.

Sin duda esa época era resultado de la política instaurada con la dictadura de 1976, que desalentó con medidas financieras la producción industrial y auspició una economía de tipo abierta. Así el mercado textil argentino fue invadido por productos sintéticos de los Estados Unidos, hilados de algodón del Perú, tejidos de lana de Uruguay e indumentaria de países del lejano oriente. Sumado a la profundización de la apertura económica sin políticas de protección industrial en los años 90, y a la introducción de nuevos sistemas de comercialización como shoppings y supermercados, las ofertas de repasadores se diversificaron y hoy es más habitual comprarlos en las góndolas, cerca de los productos de limpieza.

lunes, 15 de agosto de 2011

Para hacer un patio, alcanza con una botella (y viene bien una taza de chocolate caliente)

Esta vez la propuesta fue más compleja y la tarde quedó corta. Los chicos que participaron fueron más de treinta, y grandes: un par. La jornada comenzó con el armado, según las instrucciones de Katty claro, de macetas a partir de botellas de plástico, tijeras y papeles de colores: Nada comprado. En esta práctica está la idea de usar los objetos de otra forma, según otras necesidades. Por eso se puede leer ahí, en esa “maceta”, la historia y el presente.

Un segundo momento fue ir al patio a elegir los gajitos para plantar en las macetas recién hechas. Esa sí se planta de gajito, ¿ven? Ésta en cambio no; habría que sacarla de raíz. Fíjense: ésta planta es para afuera, pero no le tiene que dar el sol directo porque se achicharra. Ésta, ¿ven que tiene las hojas gorditas? necesita poco agua... En fin, el saber irreemplazable que proviene de la experiencia y se trasmite en la experiencia misma.


Después de hacer los gajitos en las macetas, había que recuperar la energía gastada en tanto trabajo, y entonces las Amigas de Museo prepararon y sirvieron chocolate caliente y torta, también como un mimo por el Día del Niño.

Finalmente, se les propuso a los chicos dibujar alguna situación que habían vivido en la jornada. Ah! Sí, seño, ¿como una foto? Yo voy a dibujar los calabozos, porque yo los vi... sentenció Ivana.


lunes, 8 de agosto de 2011

Chicos y conejos

La posibilidad de considerar la vitalidad de lo comunitario en White es, sin duda, a partir de sus vecinos, las instituciones y, más que nada, a partir de las acciones y prácticas que los sostienen en una vinculación muchas veces solidaria y, luego, más bien necesaria.
Es por esto que por tercer año consecutivo, los chicos del Hogar “El Rincón de Nuestros Sueños”, que viven en la ex casa de los Spósito de calle Vélez Sarfield al 3900, vienen al Museo a tomar el chocolate y a disfrutar con las actividades previstas por el Día del Niño.
Los alfajores caseros y las tortas de la comisión de voluntarios del Hogar; los caramelos y bombones de las Amigas del Museo, la obrita “Las aventuras del gran conejo” del Grupo de Teatro Latinoamericano, además del calor en una pausa al inverno favorecieron el mejor clima de festejo para esta última jornada de domingo.


Y, como todos crecen, para el año que viene se habla de la “Gran Feria Gran del Rincón de Nuestros Sueños” en el patio del Museo. Estén atentos.

viernes, 5 de agosto de 2011

Lazos sociales (entre lazos de amor)

Recién se fue del museo Katty Aponte, la vecina del barrio Saladero que coordinó el "Taller de Hacer Gajitos", en el marco de las actividades de Meracatunga durante las vacaciones de invierno. Ya está preparando, pensando y proyectando el segundo encuentro, que se va realizar el 13 de agosto como parte de los festejos en el mes de los niños.
Donde me encuentran los chicos, en el almacén o en la parada del colectivo, me dicen: ‘che, Katty, ¿cuándo vamos de nuevo a hacer plantitas?'. Se quedaron contentos los chicos y quieren volver. También quieren venir grandes, sí. Las mamás, cuando pasan a buscar la leche por mi casa me preguntan si pueden ellas también aprender a armar plantitas. Y propuso un "Taller de Hacer Gajitos" para grandes y chicos del barrio.


Katty es convocada para llevar adelante una actividad donde despliega y comparte un saber particular. Al menos dos cosas para pensar.
Una: toma la propuesta, la transforma en la práctica misma y la vuelve otra cosa.
Dos: el saber de un vecino compartido en una actividad concreta, mediada en este caso por una institución del Estado, se vuelve una herramienta eficaz para la reconstrucción de lazos sociales, en principio, acá en el Saladero.

miércoles, 3 de agosto de 2011

¡Ahora, también servilletero!

Desde 2010, el museo propone revisar doscientos años de economía argentina a partir del acto material y concreto de comer una empanada. Empanadas que en su forma y su contenido dan cuenta de los diversos modelos de país que estuvieron y están en disputa.

Las empanadas vienen acompañadas por una serie de servilletas que incluyen frases de políticos y economistas que debaten en torno al modo y las políticas con las que debía promoverse el desarrollo del país. ¿Un país agro-exportador o un país industrial? ¿Mercado externo o mercado interno? ¿Capital multinacional o burguesía nacional? En una de ellas se lee:

Los argentinos tienen el deber de procurar por todos los medios posibles que nuestro país deje de ser solamente una nación de pastores y que seamos también una nación de obreros.

C. Pellegrini, debate Cámara de Diputados de la Nación, 1876.

(Se ve que el debate lo perdió)

Ahora, todos los sábados y domingos podés pedir el “Servilletero Conceptual” que reúne las 11 servilletas y el “Menú Analítico” del proyecto.