miércoles, 18 de abril de 2012

La Cocina llena de enchufes


La multiprocesadora es mi mano; como toda máquina que ayuda al hombre. La computadora suplantó a la máquina de escribir y esto a la mano nuestra, al palo de amasar.

Dice Graciela Arcuri, vecina de Villa Rosas, para quien incorporar electrodomésticos en su trabajo como ama de casa significó disponer de tiempo para... trabajar. Esta vez hacerlo en lo que más le gusta: la repostería.

En su relato, y en el de otras cocineras entrevistadas por el museo, la industria de los electrodomésticos no se asocia a chimeneas que llenan de humo el cielo o a las desventajas de “la vida moderna”, todo lo contrario: una batidora es una herramienta que facilita la tarea, la hace menos cansadora, permite ahorrar tiempo y, por lo tanto, buscar nuevas formas de realización personal.

Este año, la Cocina del Museo va a indagar cómo se incorporaron productos como la heladera, el microondas o la procesadora en la vida cotidiana. Abordando el desarrollo de la industria de los electrodomésticos y su relación con las cocinas de White, preguntando hasta qué punto esos aparatos forman parte de una idea de industria que se va desplazando y transformando con el tiempo.

No hay comentarios: