miércoles, 11 de julio de 2012

Batidora y Puerto Nacional

Eléctricos y domésticos, ya en su nombre están ligados a la energía que los mueve. Es por eso que las preguntas sobre electrodomésticos en la cocina se conectan con el saber de un electricista. Como Héctor “Pamperito” Pérez (Gral. Acha, La Pampa, 1936), que trabaja como electricista en White desde los años '80.

En 1959 entró a trabajar en la Administración General de Puertos: Me acuerdo siempre que el jefe mío me dijo: “¿No te animás a agarrar de medio oficial electricista?” Así empezó su oficio; más tarde abrió un negocio de reparaciones eléctricas en White, junto con un compañero de trabajo.

Llegaban las vecinas con una tostadora rota, o una plancha que no andaba y “Pamperito” podía repararlas con el mismo destornillador que usaba en el puerto:  Estibadores conozco un montón, pero cómo se llaman no sé. Vos tenías un buque trabajando y se paraba el guinche. Llamaban al electricista, entonces ibas vos... Había tipos parados en tierra y tipos parados a bordo. Y todo el mundo estaba esperando a ver lo que vos hacías. Por eso te conoce todo el mundo. Una historia de vida y de trabajo que hace inseparable los 220 voltios de una licuadora de los 380 voltios de un guinche del Puerto Nacional.

No hay comentarios: