martes, 18 de diciembre de 2012

Para una historia social del trapo


En 2009 la familia Ávila se acercó al museo para compartir una serie de objetos que formaban parte de la historia de vida y de trabajo de Teresa Luciani de Ávila (Punta Alta, 1924-2008). Entre cuadernos de escuela y otros documentos, estaba la colección de repasadores calendario que había recopilado desde 1984. ¿Por qué los había guardado? ¿Qué valor encontraba en ellos? ¿Tenían valor para un museo?

Los días impresos sobre paño marcaban un tiempo personal, que tal vez sólo pudo leer ella: cumpleaños, aniversarios, vacaciones. Pero también contenían parte de la historia colectiva: uno por cada año desde la recuperación democrática, con fibras de materiales distintos, datos en la etiqueta que dan cuenta de diferentes momentos de la economía argentina.

Este domingo, la familia Ávila volvió a encontrarse con los repasadores de Teresa, que ahora forman parte de una muestra armada con más de cien repasadores de vecinos de White, Punta Alta, Bahía Blanca, Buratovich, Cerri. Vieron también el modo en el que se los clasifica y charlaron acerca de los muchos temas que se pueden derivar de la “lectura” de un repasador. Quedaron en volver cuando se presente la publicación “Tendal de repasadores”, que se está preparando para el año próximo.

En la articulación entre las historias personales y la historia colectiva, un trapo puede convertirse en un objeto de indagación fundamental para un museo: incluso si está sucio, incluso si está recién comprado, incluso si está en uso. Justamente por eso.


No hay comentarios: