martes, 10 de diciembre de 2013

Museo y Democracia

Éste museo es un producto de la democracia. Se empezó a armar en 1987 por iniciativa de un grupo de vecinos que querían un lugar desde donde recordar, donde contar y fortalecer la memoria sobre sus propias historias de inmigración ultramarina.

Así, italianos, españoles, griegos, croatas instalados en Ing. White, encontraron un Estado que los escuchó, que recuperó un viejo edificio donde había funcionado el Resguardo de la Aduana del Ferrocarril del Sud, y que rápidamente empezó a llenarse de fotos, ollas, sifones, pupitres, bolsas de arpillera, baúles, planchas, muñecas, que fueron trayendo los vecinos y que hablaban acerca de vivir acá.
También se llenó de voces, de muchas voces que empezaron a resonar en cada una de las salas, y en las que se podía escuchar de tal o cual receta, sobre el trabajo en el puerto, la pesca artesanal, las cantinas, el casamiento por poder, las mareas. Empezaba a armarse un relato del pueblo.

Con los años ese relato se fue complejizando: hay nuevos objetos, nuevas voces, nuevos sonidos, que hablan de cuando el puerto fue estatal y de cuando dejó de serlo con el impacto en el pueblo de las reformas neoliberales de la década del noventa. También de los cambios en la última década.

Una libreta de AUH y un salvavidas que dice Monrovia son los últimos objetos que ingresaron a la muestra, los dos hablan de la ampliación de los derechos sociales, hablan de una democracia fortalecida, hablan de un Estado que está presente y que escucha.

No hay comentarios: