miércoles, 30 de diciembre de 2015

Esto hicimos en 2015

Este año el museo no paró ni un segundo, en gran medida gracias a los vecinos, docentes e instituciones que acompañaron y colaboraron en todas las actividades. Acá abajo hicimos un resumen. Gracias a todos, y los esperamos el año que viene. ¡Felicidades!


lunes, 30 de noviembre de 2015

E viva!!!

La festividad de San Silverio incluye pero excede lo religioso. Varias generaciones de whitenses se encuentran en la Parroquia "Exaltación de la Santa Cruz", pero también en las calles y el ex Muelle Nacional, para llevar adelante una celebración singular: el patrono de los pescadores sale de recorrido hasta la ría y se vuelve el centro de un acontecimiento social.

Están los integrantes del Centro Laziale organizando cada detalle, los más viejos pescadores sujetando el carro del santo, el cura de la Parroquia caminado junto a ellos por las calles del pueblo, el camión de los bomberos haciendo sonar la sirena. Están los que hace horas esperan en el muelle tomando mate en reposeras, la voz de Susana Landriscini que vuelve a entonar las canciones que su papá cantaba en la Junta Nacional de Granos, está el güinchero atento al trabajo de mover al santo por el aire hasta la embarcación de Prefectura, los chicos de Montañeros Santa María repartiendo palitos helados, los que sacan fotos con celular, los que gritan cada tanto: ¡Viva San Silverio!

El Museo del Puerto estuvo siempre vinculado a esta festividad, pero es desde 2012 que participa también invitando a un grupo de músicos a tocar en el muelle, mientras se espera la llegada del santo. Desde entonces, la procesión incorporó un paso más a su ritmo habitual: previo a seguir en procesión de vuelta a la Parroquia, el grupo que acompaña a San Silverio frena un instante para compartir una canción. Se trata siempre de un tema musical relacionado con la densidad de su historia. En este caso la tecladista Sarita Cappelletti recuperó el Himno a San Silverio, que algunos escucharon por primera vez y otros se sorprendieron de volver a escuchar después de años, bajo el sol, en pleno muelle.



jueves, 26 de noviembre de 2015

El año se va pero las visitas siguen…

A poco de terminar el 2015, vinieron los chicos de 3º año del Colegio Sarmiento junto a su docente de artística Noelia. Con ella trabajaron en el aula en torno a objetos de la vida cotidiana y por eso estuvieron en el museo (adentro y afuera), para trabajar sobre muchos más.

Muy cerca, en el puerto, encontraron carteles, maíz tirado en el piso, trabajadores en actividad (con mamelucos, cascos y sordinas), diferentes olores (algunos más agradables que otros), y un buque portacontenedores en plena tarea. Los chicos pudieron ver cómo la grúa se movía, maniobrada por un operario, para cargar contenedores en la cubierta.

 Aprender de este modo: salir a caminar y prestar atención a todo lo que nos rodea, requiere después deun tiempo para sentarse, descansar y apropiarse delo visto, olido, escuchado.
Por eso volvieron a la Cocina, a desayunar.

miércoles, 11 de noviembre de 2015

¿Cómo comer una torta dibujada?

En un museo que tiene Área Cocina se presentó el libro "Cocinar y dibujar", de Josefina Jolly, junto al equipo de Galería Editorial y la cocinera Paola Marino. Usos y relaciones entre un lápiz y una cuchara.


Ante la pregunta de cómo hacer circular las recetas que el museo recopila desde 1987, resulta muy útil el método que propone el libro Cocinar y dibujar, donde se interpretan los pasos para preparar una comida a través de dibujos. Por eso el sábado pasado nos visitaron la ilustradora Josefina Jolly y los chicos de Galería editorial: la propuesta fue presentar el libro en un taller abierto, para socializar esa manera de contar recetas.

También fue invitada la cocinera Paola Marino, para explicar cómo hace su “torta de piquitos de chocolate” frente a un grupo de dibujantes, profesores y alumnos de la Escuela de Artes Visuales dispuestos a dibujar cada paso en vivo: porque el dibujo es un modo de conocimiento, que a la vez deja un testimonio material de ese proceso de conocimiento.  Además tiene varios puntos en común con las prácticas de cocina.

Por ejemplo, esa memoria múltiple, que en cocina está hecha de consistencias, olores, sonidos y todo lo aprendido con el cuerpo mientras se cocina, en el dibujo es también la memoria de una técnica, sus movimientos, los miles de dibujos anteriores, toda la información visual que tenemos a disposición en nuestros recuerdos. Además, tanto el dibujo como el acto de cocinar necesitan de una inteligencia programadora, organizadora: considerar tiempos, pasos, uso de herramientas, uso del espacio, planificar para poder inventar. Sí, esa capacidad de imaginar que se acciona en las cocinas cuando falta un ingrediente o se piensa un nuevo modo de presentar un plato, está  también en el dibujo. Las dos con saberes y técnicas puestas en acción para ser modificadas, reinventadas.

El sábado en el museo dibujar fue también un modo de escuchar al otro (una cocinera whitense, que contaba la receta de su mamá), fue un modo de cocimiento. A la par dejó un documento sobre ese proceso: Una mesa llena de dibujos que son testimonios del presente. Con el último trazo llegó la torta, concretamente, para cortar y compartir entre todos mientras sonaba la música de Vieja Vecindad en la Cocina.




viernes, 6 de noviembre de 2015

De La Plata a Bahía Blanca, de Bahía a White y ¡al mundo!

El domingo pasado, vino a conocer el museo un grupo de estudiantes de Historia del Arte de la Universidad de La Plata, junto a la docente Marcela Andruchow de la materia Museología I y II.

A partir de la temática de museos comunitarios, llegaron el sábado a Bahía. Luego de recorrer la ciudad y visitar Ferrowhite, por la tardecita, se acercaron al museo a escuchar música en el ciclo “Del garage de la cocina”.

Al otro día, regresaron con la intención de conocer más sobre un museo comunitario. Por eso, se charló y debatió en torno a los objetos, los modos de articulación con la comunidad, los proyectos del 2015, el rol de las amigas, las formas de financiamiento, etc.



Así – con muchas ideas en la cabeza- salieron a caminar por el puerto para ver, oler, sentir la historia y el presente de la comunidad (antes contada) y dar cuenta de que el museo, verdaderamente, empieza y termina afuera: en el tren de regreso, en la ciudad donde viven, ¡en el mundo!
 

miércoles, 4 de noviembre de 2015

No sólo un accidente

La explosión de ayer en la planta de polietileno de baja densidad (LDPE) de la empresa Dow Chemical no es un accidente puntual ni una mera cuestión técnica.


Esta explosión se conecta con los escapes de cloro del año 2000, es una cuestión histórica y política. Es el emergente de una situación estructural: la asimetría entre la producción portuaria y las condiciones de vida del pueblo a partir de la implementación del modelo neoliberal en los años ’90, donde las condiciones de vida de los vecinos no fueron tenidas en cuenta. Se reparten desigualmente ganancias y riesgos.

Lo que se renueva es el reclamo de las vecinas que percibieron primero en su vida cotidiana, en sus plantas, en sus margaritas, cómo su vida era afectada: el Estado es quien debe hacerse cargo de esa relación conflictiva y tratar de privilegiar el bienestar de los vecinos.


(La foto de la explosión es de Raúl Gómez)

jueves, 29 de octubre de 2015

Salir caminando a buscar el patrimonio

Gabriela Gómez nació en Neuquén, pero vive en White desde los 8 años, porque su papá entró a trabajar en el ferrocarril.

Hace una semana, se contactó con el museo para donar unos libros. Bajo una observación atenta, detectó que uno era de la “Casa Ottaviani” de Ing. White y otro del Aniversario 93 del pueblo, en 1978. Ahí, encontró notas sobre distintas instituciones: los Bomberos, los clubes Huracán y Comercial, los Scouts, el Hospital Menor e incluso, una nota sobre la construcción del polo petroquímico titulada “Un sueño largamente esperando”. Supo que podía ser importante conservarlos y, tras el llamado telefónico, fue el museo en busca de ellos.


Tal vez -además de ser importantes por su información histórica- los libros sean la excusa para que el museo llegue a su casa, converse con Gabriela, escuche su historia.

Eso, salir a caminar por las calles de White y conversar, también es hacer un museo comunitario.

lunes, 19 de octubre de 2015

Torta Bomba (para pensar el peronismo)


¿Qué cuestiones supone la propuesta que hace el museo de que distintos docentes usen una torta como “recurso didáctico”?

Que la historia se comprende y se discute no sólo a través de textos y discursos sino que se puede pensar a través de todos los objetos que nos rodean, porque la historia es concreta y material. Que una torta supone un cuerpo que la hace, la comparte y otro que la va a comer. Los cuerpos en acción son los que mueven los procesos históricos. Que una torta supone un momento de encuentro y alegría y ese también es un modo posible de abordar la historia.

Este sábado, a propósito del 17 de Octubre, el museo invitó a María Celia Vázquez (quién a su vez invitó a nuestro compañero Leandro) a pensar una torta en relación al peronismo. María Celia es docente de teoría y crítica literaria en la Universidad Nacional del Sur y trabaja desde hace muchos años con la cuestión peronista.

Ellos plantearon, mientras presentaban la torta, que se trataba menos de ilustrar algún momento histórico del peronismo y más tratar de concentrar la disputa de sus sentidos. Para eso pensaron que la torta debía tener un relleno “pesado” que en este caso fue de dulce de leche y merengue. Es decir que la torta caiga como una bomba reponiendo las bombas literales y metafóricas que el peronismo tiró y le tiraron (bombardeos, “caños”, bombas discursivas). Pero a su vez, que la torta fuese como una bomba también repuso el sentido festivo, el de la democratización del goce que el peronismo generó. Una torta que cae como bomba. Una torta para pasarla bomba.

Ese relleno denso que repone la historia del peronismo se cubrió con una superficie homogénea de fondán naranja, que conducía a una pregunta inquietante sobre el presente: ¿es el naranja el color actual del peronismo hoy? La torta a su vez estuvo decorada con un cotillón que reponía la “fauna peronista”, la animalidad para los antiperonistas, la virtud del “animal político” para los peronistas: un león herbívoro, un pingüino, un sapo, un caballo pinto, un gorila.

Adriana, vecina de White que escuchaba atenta entre las mesas, planteó al abrirse la charla: “el peronismo es uno solo y se va adaptando a la circunstancias”, otra vecina recordó cómo le cambió la vida siendo niña en un asilo y la comida que le daban, un secretario gremial dijo que en el decorado faltó “un camaleón y una yegua”.

La jornada incluyó repartir la torta literal y metafórica, comerla entre todos, mientras la música llegaba de parte de tecladistas que se iban acercando a un “piano abierto” durante toda la tarde.

jueves, 1 de octubre de 2015

De un pellet a un bidón

El sábado 26 fue el aniversario de Ing. White y del Museo del Puerto y los festejos comenzaron –un poco lejos- en Berazategui, terminando el domingo en la Cocina.

El museo, junto a Ferrowhite, participó de la “II Jornada de prácticas comunitarias en museos y espacios culturales” en la ciudad de Berazategui y cantó con los asistentes el “feliz cumpleaños”, compartiendo una torta (¡objeto privilegiado de conocimiento!) en la merienda.

Ambos museos presentaron parte de sus modos de hacer colectivo. Hablaron de prácticas concretas a partir de las cuales se reflexionó sobre cuestiones como: de que hablamos cuando decimos “comunidad”, cuál es el rol del museo como mediador en ella, cómo se articula y negocia con los distintos actores sociales, cómo da cuenta de su pertenencia estatal, cómo aborda los conflictos -inherentes a toda realidad social- entre otros temas.

Además, se reflexionó en torno al concepto de “territorio”. ¿White termina acá nomás en la ría, o mucho más allá, abarcando el mundo?

La charla denominada “De un pellet a un bidón” conecta dos modos de hacer que tienen como punto de partida el Polo Petroquímico y las empresas multinacionales instaladas a pocos metros del pueblo de Ing. White que cumplía ese día 130 años.

El festejo de un nuevo aniversario del Museo del Puerto es una buena ocasión también para pensar y debatir (¡con alegría!) su propia historia.

miércoles, 30 de septiembre de 2015

Una torta para el cumple de White


¡¡¡Sigue el ciclo en el que docentes preparan una torta como herramienta didáctica para pensar la historia!!!  En el marco del aniversario del pueblo ¡y del museo! invitamos a Gabriela Rodríguez, Margarita Marzocca y Natalia Schneider a que aborden parte de la historia de White en un objeto comestible: Nosotras hicimos una torta sobre la etapa en la que se exportaba muchísima fruta desde el puerto, sobre cómo se recuerda en el pueblo. Se llama torta Melena, es una receta que circula entre vecinos de la localidad: ¿Será por “mele”, que es manzana en italiano?


Y como toda torta incluyó mezclas: entre abundancia  (Como se movía fruta, se movía plata!!)  y falta (En 1981 se llevaron la fruta. Ya se habían llevado al Ruso del Boulevard),  entre recuerdos que circulan y la posibilidad de revisarlos críticamente desde el presente.
Después de reuniones en el museo, juntadas en sus casas, jornadas en la cocina del museo charlando y horneando, el  domingo fue un momento de compartir con otros docentes, directivos de escuelas, vecinos y visitantes, esta práctica educativa,  este modo de alimentar la relación activa y creativa con sus alumnos.  Después de cortar la torta, se escucharon las canciones de Nico Arias & la orquesta proletaria (cantar y bailar, también es hacer historia, por supuesto).






martes, 22 de septiembre de 2015

Del aula a la cocina II

Para festejar el aniversario de Ing. White el Museo invita a las docentes Gabriela, Natalia y Margarita a presentar (y convidar) un objeto didáctico-comestible. Sí: abordarán parte de la historia del pueblo ¡a través de una torta! Además, sonará como en casa la música de Nico Arias & Orquesta proletaria ¡Los esperamos!


viernes, 18 de septiembre de 2015

Una sala floreció!!!!

Este fin de semana, vení a recorrer la sala más cambiante del mundo: ¡el patio! Llevate un gajito hijo de patios de White para que siga creciendo en tu casa...

jueves, 17 de septiembre de 2015

Bandejas, se buscan

Todo objeto (¡Sí! ¡Hasta un trapo sucio de cocina! ¡Hasta un celular en una vidriera!) puede ser parte de la indagación del museo, despertar ese tipo de empatía que mueve a conocer más, hacer consultas a los vecinos, generar convocatorias, talleres, muestras y muchas preguntas.

Por eso sentimos que la búsqueda que Agustina Paz Frontera y Jimena Zeitune empezaron hace unos meses tiene mucha sintonía con el Museo del Puerto. Ellas encontraron un tipo particular de bandejas que despertó su inquietud, ganas de saber más, de escribir, de armar una colección en torno a miles  de preguntas (¿De qué época son? ¿Son parte de un estilo? ¿Están hechas en serie o a mano, una por una? etc). Empezaron una indagación minuciosa por anticuarios, casas de amigos, contactos de facebook, páginas de internet, hasta cruzarla con este museo.  Una institución pública en White, que puede aportar a esa búsqueda la práctica de testear-historizar objetos en relación a una comunidad concreta, en el sudoeste bonaerense.

Hoy mismo empezamos por preguntar los visitantes del grupo de PAMI que vienen los jueves a recorrer y merendar en el museo si alguno de ellos había visto una de esas bandejas, si la tiene en su casa, si puede ayudarnos a seguir con la búsqueda. ¿Y vos? ¿Nos ayudás a saber más?



viernes, 28 de agosto de 2015

La Virgen del Boulevard



Para un museo no siempre el objetivo es incrementar sus colecciones. Para el Museo del Puerto también es imprescindible detectar, cuando llegan donaciones, qué objetos pueden ser más significativos en otro ámbito de la comunidad. Y, en acuerdo con quien los trae, ponerlos a circular: la Stella Maris que el vecino Armando Russo tenía en su casa va a estar ahora en la Capilla San José obrero, a pocas cuadras de donde vivía, en el barrio Boulevard.


viernes, 31 de julio de 2015

“Mumi” Alonso nos dice prestar atención ¡inclusive con su propio cuerpo! a la explosión del elevador N° 5

Caminar sobre las vías (ignorando la prohibición de la empresa Ferrocarril del Sud que todavía se puede ver en el presente), cruzar el límite de Prefectura (que marca un límite diferenciado entre el puerto y el pueblo), escuchar la sirena (los jueves a las 11 de la mañana) o sentir el olor a comida del Restaurante Stella Maris (y que, por supuesto, ¡se abra el apetito!) para el Museo del Puerto son todas acciones fundamentales del aprender a interrogar la historia.

Hace unos días, los chicos de 6º año del Colegio María Auxiliadora, junto a la docente Clarisa Borgani, se pusieron guantes, gorros y bufandas y formaron parte de una nueva caminata del museo, con el objetivo de observar y reflexionar sobre la historia reciente en el mismo territorio. Los acompañó Raúl “Mumi” Alonso, ex trabajador de la Junta Nacional de Granos que estuvo en la explosión del elevador Nº 5 en 1985, y colaborador actual del museo.

 Hablar de historia reciente es sin duda hablar del neoliberalismo en Argentina que, si bien es asociado a los 90, se remonta un poco más atrás. Incluye por ejemplo las políticas de “reorganización” de la última dictadura militar y los productos “made in China”. El plan de Cavallo  y los viajes a Brasil. Políticas y hechos que moldearon un hacer cotidiano, condensado luego en el “1 a 1” durante unos diez años.

El neoliberalismo está --en el puerto, en el cuerpo del Mumi, ¡en nuestros cuerpos!-- como marcas posibles de identificar. Todas hablan de un rol del Estado que se comenzaba a poner en discusión, y se cuestionaba por obsoleto ante la frontera tecnológica internacional, o como un obstáculo innecesario al libre funcionamiento de los mercados.


Mientras hacíamos la caminata surgieron algunas preguntas. ¿Cómo es que la Junta Nacional de Granos (JNG) “daba pérdida” si en 1971 junto a la Administración General de Puertos (AGP) se invirtieron grandes sumas de dinero para la construcción del elevador Nº 5, “uno de los más modernos de Sudamérica”? ¿Y cómo es que hoy las empresas multinacionales que están donde antes estaba la JNG, celebran “records de exportación”?

martes, 14 de julio de 2015

Acordeón de la Colonia!!!

















Desde la Colonia Santa María llega Alberto Beier con su acordeón, para tocar polkas y paso dobles cruzados con dialecto de los alemanes del Volga. Además, la cocinera Graciela Arcuri prepara una mesa con mucho dulce de leche y chocolate ¡No te lo pierdas!




martes, 7 de julio de 2015

Hoy entrevistamos a Alejandra Santucho

Hoy registramos el relato oral número 1045. Desde el año 1987 el museo guarda y pone en circulación voces de inmigrantes, pescadores, trabajadores estatales, docentes, cocineras, niños, músicos, cantineros, etc. Son voces fundamentales para poder entender la historia y su complejidad en términos materiales. Tienen en común haber sido registradas desde la vuelta de la democracia. Son voces de la democracia con sus grises y contradicciones, escuchadas a su vez por un Estado que muy pocos años antes desaparecía y mataba. 


Hoy entrevistamos a Alejandra Santucho, nacida en White, cuyos padres y hermana fueron asesinados en la última dictadura militar. Nos contó del trabajo de sus papás, de los festejos del día niño en las colonias ferroviarias con la JIP (¡Juventud Infantil Peronista!), de su exilio, de los juicios, de su hermana, de la vuelta al pueblo y las dificultades de vivir el día a día, de su militancia en Hijos, de su casa en el barrio Vialidad. 

Su voz le da densidad al relato de la historia whitense, le añade tensiones, instala interrogantes en muchas voces que ahí resuenan y, en fin, le suma una vuelta de sentido más a este archivo oral construido en democracia, testimonio de lo que hay que cuidar y seguir construyendo. Testimonio además de la necesidad de un Estado que siga escuchando.

¡No te pierdas el cole!