jueves, 4 de junio de 2015

Del aula al puerto ¡con todo el cuerpo!


Después de un primer encuentro y de que Agustín cuente su receta de fideos arriba de una lancha pesquera, chicos de 5º grado de la Escuela Nº 70 llegaron al museo: vinieron a conocer más sobre la pesca artesanal en el puerto local.

¿Conocer cómo? A partir de los pies, de la nariz, de los ojos, de las manos, de la oreja, del estómago. En definitiva, saber más sobre la historia y el presente de la pesca artesanal para armar: ¿armar qué? ¡Lanchas pesqueras! Como carpinteros de ribera.

Los docentes Ana y Aníbal trabajan sobre el proyecto “El puerto en el aula”. Los chicos empezarán a construir en grupo maquetas de lanchas pesqueras a partir de cajones de fruta, continuando con lo que comenzó Agustín y su curso el año pasado.

Este año, el museo escuchó sobre el proyecto y se acercó a la escuela, proponiendo hacer el proceso inverso de trabajo. Primero, conocer el puerto (caminando, oliendo, mirando);  después, construir las lanchas en el aula.

Durante la caminata, surgen preguntas como ¿Por qué se le pone nombre a las lanchas? ¿Por qué hay un santo que le dicen “el patrono de los pescadores”? ¿Cómo se pesca arriba de esas lanchas? Ludmila sabe de qué se trata: su papá es pescador y su tío dejó de pescar cuando casi se accidenta y pierde un pie.

Así, la construcción colectiva de las lanchas se carga de nuevos sentidos, potenciando, incluso,  el relato de Ludmila.

No hay comentarios: