jueves, 18 de junio de 2015

Un archivo como “materia prima”

El museo suele preguntarse por sus archivos; para eso los interroga, los trabaja, los pone en valor y en circulación, fundamentalmente, como elementos de indagación.

Hace un tiempo se acercaron al museo Guillermo y Ubaldo, integrantes del grupo de radioteatro “Encuentro”, para consultar por los libretos de Javier Rizzo: el actor bahiense  recordado por sus emisiones radiales entre los años ´40 y ´70.

A partir de la consulta, el museo se dedicó a acondicionar, limpiar, restaurar y digitalizar los libretos que seleccionaron, entre tantos. Así, los archivos parecen recobrar parte de sus funciones: estar disponibles y dispuestos a ser usados, a ponerse en movimiento.

En este caso, los libretos funcionan como “materia prima” de un grupo de radioteatro, así como de los talleres de PAMI que lleva adelante Guillermo. Cuando comenzamos con todo esto, nos pusimos en campaña de buscar obras. Porque para hacer radioteatro, necesitas un libreto.

La incipiente inquietud de Guillermo y Ubaldo dio lugar a una serie de acciones que involucraron al museo como consultor, facilitador, proveedor de materiales y espacio de actuación. Aquella primera consulta continuó con la presentación del grupo un domingo de mayo, en la Cocina, lleno de gente escuchando radioteatro en vivo y continuará el próximo 26 de Julio, donde se volverán a presentar.


De este modo, los archivos (y por qué no hablar de los museos) dejan de estar guardados para ser usados, cobrando nuevos sentidos. Se ponen en movimiento y no se anclan en el pasado, sino que dialogan con el presente.

En definitiva, trabajan como “materia prima” de usos concretos, que añaden “valor agregado” a la experiencia vital de cada día; como puede ser un diálogo de radioteatro interpretado por adultos  mayores en la Cocina del museo.

No hay comentarios: