lunes, 30 de noviembre de 2015

E viva!!!

La festividad de San Silverio incluye pero excede lo religioso. Varias generaciones de whitenses se encuentran en la Parroquia "Exaltación de la Santa Cruz", pero también en las calles y el ex Muelle Nacional, para llevar adelante una celebración singular: el patrono de los pescadores sale de recorrido hasta la ría y se vuelve el centro de un acontecimiento social.

Están los integrantes del Centro Laziale organizando cada detalle, los más viejos pescadores sujetando el carro del santo, el cura de la Parroquia caminado junto a ellos por las calles del pueblo, el camión de los bomberos haciendo sonar la sirena. Están los que hace horas esperan en el muelle tomando mate en reposeras, la voz de Susana Landriscini que vuelve a entonar las canciones que su papá cantaba en la Junta Nacional de Granos, está el güinchero atento al trabajo de mover al santo por el aire hasta la embarcación de Prefectura, los chicos de Montañeros Santa María repartiendo palitos helados, los que sacan fotos con celular, los que gritan cada tanto: ¡Viva San Silverio!

El Museo del Puerto estuvo siempre vinculado a esta festividad, pero es desde 2012 que participa también invitando a un grupo de músicos a tocar en el muelle, mientras se espera la llegada del santo. Desde entonces, la procesión incorporó un paso más a su ritmo habitual: previo a seguir en procesión de vuelta a la Parroquia, el grupo que acompaña a San Silverio frena un instante para compartir una canción. Se trata siempre de un tema musical relacionado con la densidad de su historia. En este caso la tecladista Sarita Cappelletti recuperó el Himno a San Silverio, que algunos escucharon por primera vez y otros se sorprendieron de volver a escuchar después de años, bajo el sol, en pleno muelle.



No hay comentarios: