viernes, 16 de junio de 2017

De porque una caminata nunca es igual a otra


Los modos de transitar un espacio nunca son los mismos, y si bien, pareciera que una hoja de ruta condiciona el trayecto, nada lo asegura. Porque un plano es una representación fija, estática de un momento que, en realidad, es devenir continuo y donde ocurren tantas cosas, que la hoja siempre resulta insuficiente.
Por eso, esta vez los chicos y chicas de 5º y 6º grado de la Escuela 78 fueron al puerto y detectaron con sus celulares, cientos de detalles que estaban, en principio fuera de la propuesta pedagógica.
Y ahí, surgió la sorpresa por el descubrimiento de una rata caminando por la cinta transportadora (que fue seguida con la mirada un largo rato) a la vez, que se abrían los apetitos, al sentir el olor del cereal.
Uno de los chicos contó cómo su papá se divierte en el horario de trabajo, deslizándose por la cinta con sus compañeros, o tirándole con la gomera a las palomas. Otro supo diferenciar, desde el piso, la soja, el trigo y el maíz. Y una chica contempló por primera vez la ría y no se sorprendió tanto.
Un guardacostas de la Prefectura amarrado al muelle fue punto de detención. Los chicos lo observaron, saludaron a los tripulantes que lo estaban limpiando y de paso, les preguntaron qué era eso que parecía una ametralladora. La respuesta fue corta: “eso, una ametralladora”.
Las derivas del andar son incalculables, el proceso de aprendizaje es totalmente incierto y la hoja de ruta que el museo diseñó es provisoria, como toda propuesta educativa.
Algo siempre se escabulle (como rata por tirante) ¡Bienvenido sea!


jueves, 8 de junio de 2017

Boya 70!

Un nuevo número de la revista Boya 70, la boya digital que invita a entrar a la ría, a White y al museo, para pensar, discutir, armar y desarmar algunos temas que desde acá abordamos.
En este número tres indagamos la Cocina. Matías Bruera, indaga el gusto en relación a la historia social, cultural y política argentina; Paula Puebla repone una lectura de género que aborda desde Doña Petrona a revistas de actualidad, María Celia Vazquez y Leandro Beier piensan en una ¿imposible? receta de torta peronista en el contexto específico de una campaña electoral, Marie Gouiric arma un cuento que retoma el relato bíblico de Jacob para devolverlo multiplicado, con ilustraciones de Ariel Cusnir. Además, el fotógrafo Luciano Zoilo nos trae imágenes que son el resultado de su recorrido por distintas fiestas populares del sudoeste bonaerense.

miércoles, 7 de junio de 2017

Plan de obras

Ayer Marcelo, un vecino whitense, comenzó con la refacción del techo de los baños. Esto es parte de un plan de arreglos y mejoras edilicias que está llevando adelante la Asociación de Amigos del Museo del Puerto y que incluye la reparación del enrejado de madera, la colocación de barandas de acceso, la colocación de barandas en los baños, entre otras acciones. Este año las amigas también se han ocupado de la reparación de computadoras y cámara fotográfica. La asociación de amigos entiende que el edificio centenario requiere atención constante, y que tratar de mantenerlo es, por ahora, el mejor modo de celebrar los 30 años del museo.



miércoles, 17 de mayo de 2017

Historias que se escabullen (como rata por tirante)


 En las cloacas, los baldíos, los basurales, en la noche, en el cereal derramado. En el puerto industrial y cerealero, escapando de cebos tóxicos y fumigaciones, abundan las ratas. En todo lo que está oculto y no se quiere ver.

En el marco del día internacional de los museos cuya premisa es Museos e historias controvertidas: decir lo indecible en los museos. El Museo del Puerto pregunta: ¿Cuántas historias en White no se dicen  porque no conviene, porque no se puede, porque no se recuerdan, porque están invisibilizadas?


Desde el 18 se repartirá a los visitantes una rata-anotador,  para que escriban, episodios, anécdotas, chismes de Ingeniero White, que pasarán a formar parte del archivo del museo. Porque claro, la historia es lo que se dice y lo que no.


lunes, 15 de mayo de 2017

De ida y de vuelta: Museos y Escuelas.


La semana pasada el museo viajó a la Ciudad de Buenos Aires, a participar del Encuentro “Museos Circulares” del programa “Formación y Redes” del Ministerio de Cultura de la Nación.
Durante tres días, educadores de museos y docentes, se reunieron para trabajar en grupos,  compartir ideas y proyectos y  proponer líneas de acción en el marco de la relación “museos y escuelas”.

 A simple vista, pareciera que se trata de una relación casi “natural”, propia de la funcionalidad de ambas instituciones; sin embargo, resulta compleja cuando nos preguntamos por los que ocupan el lugar privilegiado de nuestro hacer (en nuestro caso los cientos de estudiantes de primaria, secundaria, de niveles terciarios, los adultos mayores que se involucran en las actividades pedagógicas).  Esas preguntas nos parecieron las más movilizadoras:

¿Qué lugar ocupan en la escuela o en un museo, un niño o un joven, o un adulto mayor? ¿Cuánto espacio tienen sus voces, sus intereses y deseos? ¿Qué buscan de un museo? ¿Qué sucede cuando otros  hablan por ellos?


Juntarse a conversar y proponer soluciones a problemas, sólo tiene sentido si abrimos el juego al Otro;  a su singularidad y  su modo de ver el mundo, posiblemente distinto al de los trabajadores de museos y escuelas. 


lunes, 10 de abril de 2017

La cocina es un problema

Esta vez la mesa del museo tenía todos los platos vacíos.  Y fue tendida en los museos de Arte de Bahía Blanca, como parte de la muestra “Derechos Humanos. Museo en construcción”.  Más precisamente en la sala de los derechos de la mujer, donde convocamos a una charla abierta para problematizar la práctica de cocinar.

 Como la vida cotidiana es un eje del trabajo del Museo del Puerto, desde sus inicios investiga  y propone actividades en torno a las prácticas de cocinar y comer. En ese marco se presentan mesas todos los domingos, con el trabajo de cocineros y cocineras. No por casualidad la mayoría son mujeres. Su presencia permite hacer visible a las “invisibilizadas de la historia”, poner en el centro  a los saberes que implica preparar un plato, la inventiva que se pone en juego, la articulación con diversas escalas productivas en ese hacer y la posibilidad concreta de emancipación económica que para muchas significa la repostería.
Pero en el marco de la violencia hacia las mujeres, que incluye formas mínimas naturalizadas en las prácticas de todos los días, nos preguntamos también por otro aspecto de la cocina: el rol que desde la modernidad se le asignó a ese sexo, que fue restringido al trabajo en el ámbito de la vida privada, teniendo a cargo tareas de limpieza, cocina y cuidado que hasta hoy no son asalariadas.
La charla se abrió a partir de la tensión entre esos dos aspectos de la cocina, tal vez asimétricos: el mandato de cocinar y su potencia como práctica cotidiana. Surgieron reflexiones, recuerdos y hasta frases  o gestos mínimos al momento de servir los platos que son parte de una sociedad patriarcal. Además se habló de la potencia de una práctica que se transforma con el tiempo y que puede convertirse también en salida laboral, apropiarse desde la construcción de identidades y el deseo. Una parte quedó escrita en estos platos-anotador,  que llenaron la mesa de preguntas nuevas.






















miércoles, 5 de abril de 2017

Derechos, problemas y placeres a la mesa!

¿Qué  riesgos, posibilidades e inquietudes  surgen cada domingo cuando una cocinera llega al museo con sus tortas? ¿Y cada vez que cocinamos en nuestras casas? En el marco de la muestra organizada por MAC- MBA “Derechos Humanos. Museos en construcción”, el Museo del Puerto propone una charla abierta para pensar desde experiencias concretas las prácticas invisibilizadas, derechos y representaciones de la mujer en torno a una mesa.


viernes, 24 de febrero de 2017

Nuevo objeto

Un mate que pasa de mano en mano, entre amigos, familiares, vecinos; en la pausa del trabajo o en una tarde de ocio, supone un acto fraternal, entre pares. Quizá a través de ese mismo gesto se pueden repensar vínculos incluso más amplios como los que trama una comunidad. Desde hace unos días este es un nuevo objeto de exposición en el museo que invita a preguntarse qué pasa cuando es una empresa ubicada en el polo petroquímico la que ofrece un mate a los vecinos. Qué tipo de relación se teje. Una relación a su vez, siempre dinámica, nunca dada, y con grises a los que siempre tenemos que volver.

miércoles, 15 de febrero de 2017

Verano

Pasa por el museo a ver, entre otras cosas, los pizarrones. Te vas a llevar más preguntas que respuestas.